Tlf contacto: 660 666 328

Experiencias del cuerpo y del alma

Qué  belleza sentir y  observar  los cuerpos y los rostros conectando con su belleza interna, con su necesidad más profunda.

Qué  belleza  explorar como el bloque de hielo de la expresión fija se va derritiendo, dando paso al agua fluida y cristalina; tomando su cauce, construyendo su propio recorrido, sumando cada gota de sí hasta convertirse en lago, mar, océano.

¡Qué belleza cuando brota el cuerpo sensible al contacto y la caricia, al encuentro con el otro cuerpo!

¡Qué grandiosa belleza cuando nace el resplandor en el rostro desde el encuentro de las miradas, en el posible reconocimiento del yo soy tú!

 

¡ Gracias a quienes participaron por toda esta belleza. Gracias a la vida  por este Camino!

Reflexiones en una clase  de Cuerpo en Movimiento

Share
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.

>